La salud, es evidentemente uno de los aspectos que más preocupan al ser humano, ya que la pérdida de ésta puede llevarnos a la patología/enfermedad disminuyendo drásticamente nuestra calidad de vida, que nos afectará por tanto en nuestras actividades cotidianas, así como actividades de participación. Hoy en día, gracias a los avances médicos, éstos ofrecen las soluciones para problemas que hace unos cuantos años podrían causarnos la muerte.

Siglos atrás quedan gran cantidad de muertes provocadas por diferentes infecciones a través de diferentes tipos de microorganismos, relacionados sobre todo con la falta de higiene y limpieza.
Hoy en día esta situación no resulta así , ya que la medicina a través del uso de determinados tratamientos /medicamentos como son los antibióticos ha evitado millones de muertes.
Si bien todos sabemos que los problemas de salud actual están más relacionados con nuestra calidad de vida: tabaquismo, mala alimentación, sedentarismo, stress prolongado… Son algunos de los aspectos que nos pueden acercar a la patología/enfermedad.

Los que nos dedicamos a la salud, en muchos de los diferentes ámbitos de ésta vemos que el ritmo/calidad de vida en general no sigue el camino más adecuado.

 

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-21-55-32

 

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-21-55-03

 

En nuestro ámbito de trabajo osteopático/fisioterapéutico, donde a través de diferentes herramientas también, como son la terapia física o la PNIc (Psiconeuroinmunología clínica) a muchos de los pacientes que recibimos son aquellos que vienen por la última gota que ha rebosado del vaso, con una gran historial de problemas físicos y en muchas ocasiones con un largo recorrido y peregrinaje de médicos, fisios, osteópatas y demás especialistas..

Cada vez más tratamos a pacientes con patología “crónica” y fallos multisistémicos. Evidentemente sobre todo trabajamos abordando el dolor, en muchos casos de larga evolución,donde todo se complica más. “ Cuanto más tiempo duela, más sensibilizado estará el paciente”, por tanto, será más complicado revertir determinados procesos y para que el paciente pueda entenderlo y afrontarlo, tendremos que recurrir a la pedagogía del dolor.
El componente multifactorial de el dolor hace que sea más difícil todavía, ya que no sólo influye tener una determinada lesíón para tener dolor, sino que influyen muchos más factores.

La dificultad de nuestro trabajo..a la vez lo apasionante de éste, reside en que en ocasiones trabajamos con personas que tienen verdaderos problemas físicos.. muy probablemente estos problemas no supondrán un riesgo inminente para sus vidas, pero sí afectará a su calidad de vida.

Las ejemplificaciones siempre ayudan a entender mejor todo. Pongamos un ejemplo de un paciente que podría acudir a nuestro centro, en muchas ocasiones recomendados por otra persona , que lo normal es que haya recogido beneficios propios de nuestro tratamiento. Ésto. en parte y en ocasiones suele ser beneficioso pero también puede convertirse en algo en contra cuando los pacientes puedan pensar que podamos tener una “varita mágica” para solucionar sus problemas.

Mujer, de unos treinta años , de los cuales se ha pasado los tres últimos dando vuelta de especialista en especialista. Acude con un sentimiento de desesperación y por tanto no demasiada esperanza en que seamos nosotros los que vayamos a dar con el “problema/s”
El detonante y su principal motivo de consulta son unos fuertes dolores en la región cervical y en ocasiones mareos, aunque otro motivo de consulta y el que realmente le preocupa son las múltiples y repetitivas cistitis por las que ha pasado en los últimos 3 años. En un principio sintomáticas y posteriormente asintomáticas, pero como existía , logicamente un control por parte de su médico de cabecera y había positivo en leucocitos en su tira de orina..pues otra nueva caja de antibióticos.. y quizás ya resultaban demasiadas.
En medio de este proceso, su ginecólogo en una revisión rutinaria, detecta una pequeña lesión de células en el cuello del útero, que tras una colposcopia y análisis de células.. CIN3. Positivo por VPH (virus del papiloma humano). Cirugía inmediata (con el susto correspondiente) y vacuna, evidentemente. Y un año más tarde cuando todo debería estar solucionado, pues el virus sigue dando por “saco” , en este caso con unos incómodos y dolorosos condilomas. Y por el medio seguimos con infecciones urinarias repetitivas y asintomáticas en algunas ocasiones. Y como hemos comentado anteriormente, quizás ya hayan sido demasiadas dosis antibióticas para tratar las múltiples infecciones.
Es decir, en este momento nos encontramos con una consecuencia nefasta que provoca una flora bacteriana escasa. Ecosistema, por tanto muy propicio para que puedan proliferar determinados microorganismos patógenos que se convertirán en los malos de la película creando un entorno infeccioso e inflamatorio continuo, que ahora ya no se podrá solventar con una nueva dosis de antibióticos, sino todo lo contrario,ayudando a agrandar el problema.

Pero de nuevo aparecen más problemas. Pielonefritis al canto. El riñón se hace eco de toda esta propagación infecciosa. Afortunadamente los médicos consiguen controlar el proceso y la paciente en unos cuantos días recibe el alta hospitalaria.

Todo este cuadro clínico acompañado de un sistema digestivo bajo muy malo, quizás demasiado medicamento haya sido demasiado para el equilibrio de la flora bacteriana intestinal. La paciente presenta un estreñimiento importante.
Además un sistema digestivo alto en el que proliferan bacterias por esos cambios drásticos de pH entre esófago, estómago y duodeno sobre todo.

De nuevo las cosas se complican y la paciente sufre un proceso agudo de apendicitis que termina con el ingreso hospitalario y la consiguiente cirugía.

En invierno además son continuas los procesos relacionados con su mucosa faringea. Otras -itis.

La paciente ha pasado por multitud de servicios médicos: medicina interna, ginecología, urología, digestivo, traumatología..

A lo largo de todo este periplo médico, con diversos problemas, la paciente ha pasado por multitud de tratamientos, evidentemente todos farmacológicos. Y finalmente parece que ninguno de ellos ha conseguido erradicar sus problemas físicos. Si bien, cada uno de estos tratamientos han jugado su papel en determinados momentos del proceso para que la paciente se encontrara mejor y no sintiera determinados síntomas. Pero la paciente, además de tomarse todo lo prescrito por los médicos no ha realizado ningún cambio en su vida, ni en sus hábitos de vida.

En este momento la paciente se encuentra agotada y angustiada, las crisis de ansiedad son recurrentes. Y el especialista adecuado decide intentar calmar esta situación con un ansiolítico y un antidepresivo. Pero la paciente no nota demasiada tranquilidad. Por lo que decide ir por su cuenta a unas cuantas sesiones de psicoterapia, que en este caso si le ayudan algo a llevar las cosas mejor, pero los síntomas de muy diversos tipos y orígenes continúan.

 

captura-de-pantalla-2016-10-16-a-las-19-15-41

 

Bueno..esto parece resumir el cuadro clínico general de la paciente cuando llega a nuestras manos.. y casi no nos ha comentado nada de uno de los principales motivos de consulta que eran sus dolores cervicodorsales y algún que otro mareo..

Y .. de nuevo..adivinar!!!.. otra nueva prueba, resonancia magnética nuclear y evidencia una pequeña discopatía cervical entre los espacios C5-C6.. Y seguimos cargando la mochila.

Y yo en este momento me pregunto.. pues parece lo más normal que a esta paciente después de todo le duela el cuello..no creeis ??

Como en muchas ocasiones que hemos comentado en el blog, quizás nuestra primera y segunda cita con el paciente sean las más importantes y fundamentales para el proceso que viene por delante.
Nosotros, como terapeutas a través de una buena recogida de datos, una correcta anamnesis y sobre todo una buena “escucha” debemos de ir haciéndonos una hipótesis de lo que ha ocurrido y está ocurriendo. Esta hipótesis la iremos confirmando a lo largo de nuestro tratamiento en sucesivas visitas. Para tener esta hipótesis clara y poder establecer una guía de trabajo debemos de tener claras unas cuantas cosas: escuchar, entender, empatizar, observar, conocer, estudiar…
Éstas y más cosas nos permitirán trazar un camino con un objetivo claro (ayudar a que la paciente recupere salud en este caso)
Ya hemos hablado anteriormente de lo importante de la orientación que la paciente debe asumir en cuanto a su actitud; ya que ésta podrá orientarse mirando más hacia la salud o podrá seguir orientada a la patología/enfermendad.
Lo primero de todo que nos toca es tranquilizar, calmar..Nunca asustar. Esto último no sirve de nada…
Lo importante de que tengamos claro lo que ocurre y podamos transmitírselo y explicárselo , no es más que porque ella debe de ser parte activa del proceso. No debe de conformarse con sólo tomar una retahíla de pastillas y tratamientos diferentes para cada una de las cosas que le han ido sucediendo para bloquear tal o cual síntoma; ya que sólo haciendo esto probablemente aparecerán otros síntomas y en otros lugares diferentes.

Es decir, debe tener claro su OBJETIVO (estar bien y recuperar salud). Tener claro su objetivo, le permitirá tomar decisiones y empezar a provocar cambios. Si bien es cierto para todo esto a la paciente le hace falta algo fundamental: la energía, la motivación. Y aquí los terapeutas jugamos un gran papel.

 

captura-de-pantalla-2016-10-16-a-las-19-12-54

 

 

 

captura-de-pantalla-2016-10-16-a-las-19-13-30

 

Para poder mejorar su salud, siempre deberá seguir las indicaciones de los especialistas a los que acuda, pero quizás lo más importante sea realizar cambios, ya que si no, las cosas seguirán igual. Ya que si una persona se toma un medicamento para tal problema y luego no cambia nada en su vida..pues lo más seguro que este problema no se solucione, sino que incluso se perpetúe o cambie de sitio, aunque en algunos momentos no notemos esos molestos síntomas gracias a la medicación.

No es fácil que la paciente entienda todo esto, de ahí lo importante de la escucha, el entendimiento, la empatía, una correcta y sencilla explicación de los mecanismos de acción que la paciente identificará claramente. Trazar un plan (siempre haciendo participe al paciente).

Tenemos claro el objetivo final, pero para llegar a él necesitamos tiempo y trabajo, calma y paciencia e ir cumpliendo una serie de subjetivos más pequeños y sencillos y por tanto de más fácil cumplimiento.
Paso a paso, objetivo a objetivo.. Ir cumpliéndolos motiva mucho y engancha a la paciente a seguir sumando. El camino no será fácil, ya que por el medio siempre surgirán problemas y dificultades. Pero el terapeuta aquí estará atento para seguir reajustando el tratamiento, escuchando a la paciente, reorientando, motivando,..El propósito siempre será dar más pasos hacia delante que hacia atrás..de esta forma siempre avanzaremos. Aquí es donde el paciente será capaz de tolerar ciertas incertidumbres… siempre que con anterioridad hayamos sido capaces de ganarnos su confianza con nuestros avances.

 

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-21-53-17

 

 

Con lo cual, resumiendo, nos gusta decir que la salud es, en gran parte, la capacidad de tomar decisiones.(frase que he aprendido del mejor profesor,hoy compañero y amigo,Óscar Atillo). Esta capacidad vendrá determinada por la energía. En la mayoría de los casos muchos pacientes, precisamente carecen de ésta. Con lo cual, nuestro papel como terapeutas se muestra más importante, desde el punto de vista de la guía, el acompañamiento y la motivación para/con el paciente.
Podríamos relativizar todo a que para “querernos” debemos tomar decisiones y no que las tomen por nosotros. Porque si no quizás tendremos que reaprender a querernos.