Nuestro compañero Camilo nos deja un bonito post donde el protagonista es el jefe de la casa!!!los niños.

El dolor y el niño, el razonamiento clinico, la forma y el arte de ganarte la metámera..

Esperamos q os guste!!!

 

PAPÁ… ¿YO TAMBIÉN TENGO METÁMERAS?

Tan directos como sinceros son los niños, y claro está que últimamente mis hijas me escuchan tanto esta palabra en casa como en la clínica que “algo se les queda”, je je!. En ese instante delicioso surgieron en mí numerosas otras frases más celebres y que uno mismo suelta en ocasiones como sentenciando tal o cual conversación. Entre todas siempre hay una que me la repito a mi mismo cuando enfrento otro de esos momentos que tanto me gustan, momentos de docencia, de explicaciones con necesarias dosis didácticas adaptadas a cada alumno, publico, compañero, familia… “cuando dominas y entiendes algo tienes que ser capaz de explicárselo a tu abuela … o a un niño, suelo añadir”.

Pues al lío compañero, no os mentiré… ese día a mi hija no fui capaz de responderle por múltiples motivos, pero una vez más ha sido la inspiración para tales líneas y trampolín para esta pequeña cura de humildad. Después de varios días de discurso entrenado, ahora querida hija, ya me siento capacitado para explicártelo, para trasmitir este concepto metamérico en casi cualquier contexto.

Pongamos como punto de partida una “pupa” en el cuello…

 

bebe_voltereta_01

 

 

…si en las cervicales, por ejemplo, ¿acaso los niños no intentan hacer las volteretas o cabriolas en no pocas ocasiones?, y ya se sabe… en los inicios alguno siempre sufre esa pequeña entorsis cervical en el mismo momento en que el centro de masas no está bien ajustado dentro de la base de sustentación y la gravedad hace el resto, ciencia para dummies. Por lo tanto, en lo primero que podemos ponernos de acuerdo es que la una de las funciones de las cervicales no es aguantar el peso del resto del cuerpo y las consecuencias en estas ocasiones pueden ser algo desastrosas, claro hija y se os quita la gana de jugar, signo clínico de ALTÍSIMA validez científica, o qué?, hasta han inventado escalas de dolor percibido con dibus para ellos… sólo hay que verlos, mirar para ellos, no para los papeles de la mesa jeje!.

 

mide2

 

Podemos plantear que esta pupita viene a la consulta días de evolución o en formato más agudo y/o sub-agudo… el razonamiento clínico debe tener formato de algoritmo decisional, por ejemplo tipo “médico”, porque… no vale todo para todo, cuidado con ser demasiado globalistas.

Me quedo con el agudo pues desde el inicio tenemos menos juego y hay que saber decidir, el razonamiento clínico se trata de entender al paciente, por lo tanto lo fundamental son los canales de comunicación, todos y dejar alguna metámera tranquila!. La valoración, el encauzamiento del dolor (¿las preguntas clave?), esa categorización de hipótesis de trabajo y jerarquización de las técnicas manuales ¡por favor!. Los objetivos propuestos para esta intervención deben plantearse desde la sala de espera, ¡qué es dónde empieza la consulta y/o tratamiento!. Os propongo otra frase célebre, “cuando más enfermo esta una persona menos salud tiene menos aguanta… y viceversa para abreviar”.

En posesión de nuestra valoración osteopática, para que nadie se ofenda, digamos que apreciamos un dolor al mover activamente su cuello en inclinación y rotación izquierda ipsilateral, (yo circulo alrededor de la peque para obligarla a seguirme con la mirada, despierto su interés por mi persona y ya tengo el test, jiji!) Al realizar la maniobra contraria refiere un dolor más exacerbado también en el lado izquierdo que le impide completar el ROM, aprecio ese espasmo en la mueca de su cara delatadora. Dolor mecánico, se calma con el reposo y al mantener la postura durante un tiempo importante también refiere molestias hacia el lateral de la cabeza y ojo del mismo lado de lesión que obliga a la peque a adoptar sabiamente la postura antálgica de “cuello de vaballo”, esos reflejos antálgicos a priori y luego otros a posteriori. Descansa bien y desde el inicio del día el dolor va a más, no limita en sus actividades de la vida diaria, pero sí en las de participación, ¡vamos que NO quiere jugar!, por lo tanto el comportamiento inflamatorio de la lesión se puede objetivas, entonces… pueden ¡¡¡convivir dolor inflamatorio, isquémico y mecánico a la vez!!!, yuju!. No refiere mareos, ni náuseas, ni pérdida de concentración y se comunica como suele hacerlo según mami o papi, de momento dueños de sus primeros juicios de valor tan propios como externalizados a esa edad, eso sí, nuestra pequeñita está irritada y no quiere que le toquen!!!!, claro está. No suele hacer falta pregutnarle.

En el inicio de mis tratamientos siempre me plateo la misma pregunta, ¿cuál debe ser mi contacto inicial con la terapia manual, más en fase aguda o sub-aguda?. La respuesta para este caso clínico y muchos otros es evidente, la piel, siempre el primer contacto es por medio de la piel, receptores de tensión mantenida como los de Merkel y Ruffini, de presión rápida los de Paccini y Meissner… pero todos ellos por la misma autopista de comunicación, el DERMATOMA. Entonces, con cariño y con trazos muy localizados, sabiendo de sus influencias reflejas y adaptadas a esa pequeña paciente que le duele y que no quiere que le toquen, adaptados al potencial de descarga de esos receptores cutáneos tan al límite de milivoltios, tanto que pueden desencadenar a la que te pases el más profundo de los rechazos y eso… querida hija, hace más pupa y puede generar una sensibilización a posteriori… ¿sí que es fácil cagarla verdad?, ¡vivan las alodinias!. Con mimo y con sentido, si no conozco bien el mapa de los dermatomas… pues ya tengo dos problemas.

Mi atención, que no es poca, se dirige ahora hacia esa víctima y en pocas ocasiones verdugo, el músculo, un pobre mandado que sobre todo debe de obedecer a niveles encefálicos superiores y, por lo tanto, “se contractura” para evitar daños potencialmente mayores dictados por una amígdala “rencorosa de nuestro pasado” y un tanto aprensiva ante el movimiento de su cuellito mal logrado. Para atender al MIOTOMA se me curren varias técnicas, desde las más clásicas y aceptadas como el masaje tradicional descontracturante con potencial irritante, hoy en día engullido por la Masoterapia, o pasarme con los puntos gatillo invasivos tan de moda en la última década.

Mi experiencia y sentido común, contextualización del caso, me ayuda a descartar un masaje potencialmente irritante y decido utilizar la presión isquémica para abordar el punto gatillo de forma no invasiva y adaptándome a esta pequeña criatura, ¿combinado con masaje sedante con efectos fisiológicos analgésicos descritos científicamente?, me gusta, con trazos en coma… le gusta. El dolor baja, el reflejo antálgico queda abolido y ya puedo pasar al segundo de mis objetivos que no es otro que devolverle a la niña el recorrido articular perdido, y la calma y enseñarle a hacer la voltereta bien… aunque también podemos afirmar que cuando la pupa ya no duele tanto, la movilidad vuelve a brillar.

Localizo el nivel de lesión tisular, entre C4-C6, parece claro por mis test osteopáticos que el tejido conjuntivo de las facetas articulares entre los niveles señalados está irritado y me atrevería a decir con cambios tróficos agudos, hija… como una goma del pelo que se has estirado, si como los ligamentos de un tobillo, un grado I por ejemplo. Se me platea la manipulación estructural… ¡cuidadooooo, a dónde vaaaaasssss!. Esto también lo he escuchado unas cuantas veces y a día de hoy tengo hasta varias respuestas: “tranquilos, no voy a colocar nada en su sitio”, “la manipulación estructural mayormente está contraindicada cuando… no se sabe hacer bien!!!”, sigo… nooo. Claro, si mi técnica estructural es indirecta me obligará a poner muchos segmentos próximos en tensión, si en tensión con más tensión que sumamos a la de la propia lesión, el sumatorio me da que puede ser… tensión + tensión = mucho dolor!!!, matemáticas para dummies. Pero, en cambio si mi mano le gusta y trabaja bien en método directo, sin tensión, cerquita de la lesión conseguiré una estimulación refleja que puede ayudar y ayudará a romper ese estado de simpaticotonía, ¿suena bien verdad?, pues ya se sabe a meterle horas de estudio de anatomía palmatoria de las facetas articulares, planos y ejes de movimiento, algo de ciencia y:

Repetición + Repetición= aprendizaje por ensayo-error
Creamos AUTOMATISMOS

Automatismos + Repetición en distintos contextos= aprendizaje por
descubrimiento guiado
Creamos PROGRAMAS

Programas + Repetición a lo largo de los años= aprendizaje por experiencias
Creamos EXPERTOS

Expertos + Repetición
Creamos SABIDURÍA

Sabiduría + Repetición
Creamos ARTE

Artesanos de la Terapia Manual.
Cariño, para ese día igual ya está bien, hemos ganado una batalla, la guerra dura algo más.

Oye… y resto de la metámera… ¿no usarías técnicas vasculares, viscerales, de esclerotoma?…

A esas parte de la metámera… las dejaré tranquila.
… pero hablaré con el menor de los sentidos que poseemos, el sentido común, es decir, una buena educación física y psíquica, control emocional de la lesión y del lesionado ehhh!!! Y te veo mañana, ahhh y por el momentno no hagas más volteretas, que la mejor cura es la que previene. Siempre hay que optar por tener medidas preventivas para todo, así de los errores salen los aciertos del futuro.