Hoy en día, ya hemos avanzado tremendamente desde las diferentes disciplinas y ciencias médicas y de la salud. Aún queda mucho por venir, pero estamos en el camino.

La medicina funcional integrativa y disciplinas como la psiconeuroinmunología clínica todavía son pequeñas, pero poco a poco, desde la coherencia clínica y la evidencia científica se van haciendo una camino.

La información técnica y científica tarda mucho en llegar a la población general y en muchas ocasiones llega de una forma incorrecta por múltiples motivos (intereses comerciales, farmacéuticos, exceso de información, exceso de mala información, ..)

 

En esta serie de posts hablaremos de la importancia de tener un intestino saludable y de cómo conseguirlo, además de las múltiples relaciones de una víscera tan importante con los diferentes aspectos de la salud.

El intestino, no debe de ser considerada como una víscera destinada exclusivamente al procesamiento y absorción de diferentes nutrientes para suministrarnos diferentes sustratos energéticos a nuestras células y que éstas puedan llevar a cabo sus diferentes funciones.

 

Desde la PNI o medicina integrativa funcional sabemos que el intestino será una de nuestras principales dianas terapéuticas a las que deberemos prestar atención.

Las personas que atendemos en nuestra clínica diaria con múltiples problemas de salud, saben mejor que nadie que el intestino y su salud es clave no sólo para tener una correcta funcionalidad digestiva y absortiva, sino también a nivel energético, estado de ánimo, a nivel inmunológico, además de las múltiples relaciones que tiene el intestino con nuestro metabolismo y con múltiples tejidos como por ejemplo con el tejido miotendinoso y articular gracias a la relación metámerica que establece nuestro sistema nervioso autónomo.

 

A lo largo de diferentes posts abordaremos la importancia del intestino como diana terapéutica y clave en la salud de nuestros pacientes.

 

Por si te interesa , en futuras entradas..

 

Abordaremos :

 

-El intestino y la unidad funcional gastroduodenal y su importancia a nivel digestivo-absortivo.

Necesitamos un intestino sano y donde exista un buen ambiente para que nuestras células intestinales puedan absorber correctamente los macro y micronutrientes necesarios para una vida saludable.

Un intestino sano, impermeable, con una buena capa de moco donde residirán gran cantidad de bacterias muconutritivas y mucodependientes amigas, con un pH correcto, con una buena capacidad enzimática , con un ecosistema microbiano en equilibrio, un intestino donde se produzcan unas señales hormonales correctas y todo este orquestrado perfectamente para que nuestras células intestinales encargadas de la absorción de nutrientes puedan aprovechar todo lo bueno que aportamos a través de nuestra alimentación.

 

-El intestino y la microbiota intestinal. El intestino como eje central de nuestro sistema de mucosas y la importancia del equilibrio de nuestra microbiota intestinal. El equilibrio de todas estas poblaciones de microorganismos que cohabitan con nosotros son claves en nuestra salud inmunológica y metabólica.

 

 

-El eje cerebro-intestino.

La interrelación e interdependencia de nuestro 1 º cerebro y nuestro segundo cerebro (el intestino). Nos detendremos en la importancia de nuestro eje de estrés con respecto a nuestro intestino y en uno de los apectos más importantes que es innegociable para este importante órgano, la calma.

 

-Intestino, trofismo y dolor.

Nuestro sistema nervioso autónomo hace que cada una de nuestras vísceras tenga una relación neurológica con diferentes tejidos miotendinosos, articulares,cutáneos,vasculares..Hablaremos por tanto de intestino, trofismo, dolor y concepto metamérico.