En el post anterior https://metameraconcept.es/hormonas-sexuales-y-estilo-de-vida-parte-ii/ hemos introducido este tema relacionado con la salud hormonal femenina.

Como el estilo de vida de la mujer es clave a la hora de afrontar todo lo relacionado con su ciclo hormonal.

También hablábamos de la dicotomía normal-habitual; es decir, como muchas mujeres piensan que sus síntomas relacionados con su ciclo hormonal son normales para ellas, ya que se han mostrado habitualmente.

Y evidentemente, esto no debe de ser siempre así.. Ya que, algo que haya ocurrido siempre o casi siempre no significa que sea “normal” que ocurra.

Hoy hablaremos e introduciremos los diferentes tipos de desórdenes relacionados con el ciclo hormonal en la mujer.

Dividiremos estos desórdenes atendiendo a las dos fases del ciclo. Desórdenes relacionados con la fase folicular y desórdenes relacionados con la fase lútea.

Entre ambas fases podríamos incluir la fase ovulatoria.

Antes de hablar de este tipo de desórdenes debemos de introducir en que consisten ambas fases y como funciona el eje de hormonas sexuales a lo largo del ciclo y por tanto en ambas fases.

Eje hormonal

La producción de estrógenos y progesterona (hormonas sexuales femeninas) se produce gracias a la estimulación de otras dos hormonas en el ovario, que son la hormona folículo estimulante (FSH) y la hormona luteneizante (LH).

La pulsatividad correcta y adecuada producción hormonal dependerá del buen funcionamiento de este eje  hormonal que denominaremos eje hipotálamo-hipofisario-gonadal (HPG).

Este eje HPG (hipotálamo-hipofisario-gonadal), como podéis observar en la imagen  de abajo, desde el hipotálamo gracias a la hormona GnRh (hormona liberadora de gonadotropina) se estimulará la hipófisis, y ésta a su vez, gracias a otras dos hormonas, hormona folículo estimulante/hormona luteneizante (FSH/LH) estimulará a las gónadas para producir estrógenos y progesterona.

Por tanto, podemos hablar de hormonas gonadotróficas (FSH/LH) y de hormonas gonadales (estrógenos y progesterona).

Esta nomenclatura nos ayudará a comprender posteriormente las características de los diferentes desórdenes que se podrán presentar en el ciclo hormonal de la mujer.

La pulsatividad y las diferentes señales que producirán estas hormonas a lo largo del ciclo de 28-30 días en la mujer será uno de los aspectos más importantes para que el ciclo hormonal transcurra de una forma correcta.

Ciclo hormonal

Hablaremos de un ciclo hormonal que irá desde el dia 0 hasta el día 28.

El día 0 será el primer día de sangrado (menstruación). Aquí ya estará empezando la fase folicular. Lo fisiológico y natural es que el sangrado dure unos 4 días aproximadamente y debería ser un sangrado sin coágulos, rojo vivo y no doloroso.

Después de estos primeros días de menstruación, vendrá una subfase postmenstrual dentro aún de esta misma fase folicular.

El objetivo de esta fase folicular (menstrual y postmenstrual) es la producción estrogénica en los ovarios gracias a la estimulación de la FSH.

Es decir, podríamos decir que es una fase proliferativa. Se irán produciendo estrógenos para ir preparando al útero y proliferando el endometrio tal cual “nido” para una posible futura implantación.

En esta primera fase folicular a medida que se secretan estrógenos en los folículos, aumentan los receptores de FSH, provocando un biofeedback positivo y produciendo todavía aun más estrógenos.

En definitiva..en esta primera fase, las claves será esta aceleración inicial de estrógenos y que será una fase proliferativa para ir engrosando/proliferando el endometrio de cara a una “futura” implantación.

La aceleración inicial estrogénica en esta 1 º fase será clave para el desarrollo de la ovulación y de la 2º fase o fase lútea.

La FSH y estrógenos de esta primera fase se asociarán para dar una señal de aumento en los receptores de LH.

En esta 2 º fase es importante que exista un pico importante de LH entre el dia 11 y 14 del ciclo para que se produzca la ovulación.

Para que sea posible la ovulación y se libere el óvulo entra en juego una nueva hormona, la progesterona.

Una vez que se desprende el óvulo, el folículo ovárico se transformará en el cuerpo lúteo que seguirá produciendo estrógenos y sobre todo progesterona.

La función de ésta última será clave en el mantenimiento/sostén del endometrio, al igual que el estrógeno tenía una función proliferativa.

Esta función de sostén vendrá determinada por si existe o no fecundación e implantación, ya que si el óvulo no es fecundado se producirá una bajada brusca de progesterona, y que, como su función era una función de sostén y mantenimiento del endometrio; ahora dejará de hacerlo y tendremos una caída del endometrio entorno al día 28 del ciclo y de nuevo un periodo menstrual.

El funcionamiento correcto de este eje dependerá de muchos factores, entre los que podemos destacar : la alimentación, el stress emocional, la restricción calórica, la fatiga o estrés adrenal, la detoxificación de las propias hormonas sexuales…etc..

Veremos por tanto, como influyen todos estos factores en las posibles disfunciones del eje HPG.

Como anticipábamos al comienzo del post, dividiremos estas disfunciones con respecto a la fase folicular y fase lútea.

Por tanto, hablaremos de desórdenes relacionados con la fase folicular:

1-Amenorrea hipotalámica funcional. Oligo/amenorrea (ausencia de regla). (hipogonadal/hipogonadotrópica). Esta amenorrea/oligomenorrea vendrá determinada por una serie de factores:

            -estrés energético/emocional

            -desórdenes relacionados con la prolactina

            -hipotiroidismo

2-SOP (sindrome de ovario poliquístico). Oligo/amenorrea.(normogonadal/normogonadotrópica)

3-Fallo ovárico prematuro.Oligo/amenorrea(hipogonadal/hipergonadotrópica)

Como hemos comentado, la fase inicial o folicular era una fase más proliferativa y donde se producía sobre todo una buena cantidad de hormonas, sobre todo estrógenos.

En el primero de los casos cuando hablamos de amenorrea hipotalámica funcional, podemos intuir que el problema está al comienzo del eje, es decir en su arranque , viéndose bloqueado e inhibiendo su actividad y por tanto una producción hormonal muy baja. De ahí que lleve los apellidos hipogonadotropica (baja producción FSH/LH) e hipogonadal (baja producción de estrógenos y progesterona). Por tanto se producirá una ausencia de menstruación y el problema será funcional, de ahí su nombre amenorrea (ausencia de regla) hipotalámica funcional.

Entre los factores más importantes que inhibirán y bloquearán el eje de hormonas sexuales tendremos sobre todo los relacionados con el estrés, tanto energético como emocional.

Desde un punto de vista evolutivo será lo más coherente, no creéis??

Estar “tranquilo” para poder reproducirnos , ya que si nuestro eje de estrés está activado lo que nuestro cerebro pensará es que es tiempo de “escapar” y no de reproducirnos. Pensemos entonces en todos estos procesos estresantes de fertilidad que no terminan con la consecución del objetivo deseado.

Pero no sólo es importante el estrés emocional para bloquear el eje de hormonas sexuales, sino también la fatiga energética e incluso la restricción calórica.

Los depósitos energéticos de la mujer deben de estar llenos y debe de existir una buena sensibilidad a una hormona que se llama leptina . Esta hormona se genera desde el tejido adiposo sobre todo, para decirle a nuestro hipotálamo que nuestras reservas están llenas. Esta buena sensibilidad de esta hormona hará que se active un grupo de neuronas en el cerebro que se llaman kisspectina y que serán las responsables de que arranque el eje hormonal gracias a la GnRh que producirá nuestro hipotálamo. Es decir, con restricción calórica y fatiga será muy difícil que el eje de hormonas sexuales arranque correctamente, impidiendo por tanto que se desarrolle un ciclo menstrual correcto con la imposibilidad de reproducción.

Otra de las limitaciones importantes de cara al correcto funcionamiento del eje de hormonas sexuales femenino estará en otro eje neuroendocrino, será el eje hipotálamo-hipofisario-tiroideo, un eje eminentemente energético. Teniendo por tanto una limitación importante para la reproducción con un hipotiroidismo, ya sea funcional o autoinmune, que podrá inhibir o ayudar a hacerlo el eje de hormonas sexuales (HPG).

En muchas ocasiones, o mas bien en la mayoría un desorden tiroideo, estará relacionado con unos niveles bajos de una hormona que se llama dopamina y niveles altos de otra hormona que se llama prolactina. La prolactina es una hormona neuroprotectora que produce la mujer en procesos donde pueda existir algún tipo de estrés y además es una hormona lactotropa, es decir es la encargada de que las mamas de la mujer den leche en periodo lactante; y como estaréis suponiendo será muy complicado que la mujer pueda quedarse embarazada con niveles de prolactina elevados.

Además de una amenorrea (ausencia de regla) hipotalámica funcional, pueden existir otro tipo de problemas relacionados con la fase folicular, aquí destacaremos dos más : amenorrea provocada por un síndrome de ovario poliquístico y un fallo ovárico prematuro, en el primer de los casos existirá una producción “normal” tanto de hormonas gonadotrofinas, como gonadales, el problema estará en la dificultad que tendrá la mujer para ovular ya que como el propio nombre indica tendremos un ovario y un espacio ocupado por quistes, quistes que se producirán por una sobreestimulación de un determinado tipo de células del ovario que producirán un exceso de andrógenos (hormonas sexuales masculinas) y un enquistamiento del ovario.

El falllo ovárico prematuro vendrá determinado por un defecto en la producción de hormonas gonadales (estrógenos/progesterona) y que por tanto también podrá causar una amenorrea/oligomenorrea.

Una vez repasados los desórdenes relacionados con la fase folicular ,nos queda hablar de desórdenes relacionados con la fase lútea:

1-SPM (síndrome premenstrual), que siempre vendrá determinado por una mala degradación de las hormonas sexuales utilizadas y que ahora necesitan ser desactivadas/desintoxicadas para poder eliminarlas. En este caso el exceso de estrógeno podrá venir determinado por:

            -dominancia estrogénica por déficit de progesterona

            -dominancia estrogénica por exceso en síntesis de estrógenos y mala detoxificación de los mismos.

2-Dismenorrea.

            -relacionado con concepto resoliomics, es decir con la capacidad que tiene el cuerpo de la mujer de resolver un proceso fisiológico inflamatorio como es la menstruación.

En la segunda fase del ciclo, tendremos acontecimientos diferentes, entre los cuales a nivel fisiológico podemos destacar varios. El primero la ovulación, además nuestro cuerpo y sobre todo el hígado estará desintoxicando hormonas además de todo lo demás que debe de desintoxicar (medicamentos, toxicos, biotoxinas, aminas biógenas y otro tipos de sustancias ..) y finalmente el proceso de la menstruación (sangrado).

Fisiológicamente para que lo entendamos, tanto la ovulación como la menstruación son procesos inflamatorios. Si el cuerpo de la mujer posee todos los elementos necesarios para poder afrontar este proceso inflamatorio y solucionarlo de forma correcta la mujer apenas tendrá síntomas, si no la mujer pasará por una de tantas dismenorreas que le esperarán a lo largo de su vida.

Para ello , la mujer necesitará una membrana celular flexible con presencia de acidos graso omega 6  (acido araquidónico) y omega 3 (epa y dha), vitamina A, vitamina D, vitamina E; además de una buena capacidad inmune de resolver que estará mediada por otros factores como pueden ser una buena salud de nuestro tubo digestivo, una buen equilibrio neuroendocrino, una microbiota equilibrada..

Como podemos ver serán aspectos o materia prima nutrición dependiente o estilo de vida dependiente.

Sin embargo el proceso de desintoxicación de hormonas dependerá de otros aspectos como pueden ser la buena funcionalidad hepática y las materias primas necesarias para poder desintoxicar estas hormonas, y básicamente estamos hablando de : energía, oxigeno y grupos funcionales que se añadirán a estas hormonas para poder desactivarlas y que puedan ser expulsadas de nuestro cuerpo por las vías de eliminación.

Si el hígado de la mujer no tiene una buena funcionalidad, ya sea porque está graso, por exceso de trabajo (pensemos en medicaciones , aines, anticonceptivos,…), o simplememnte porque la mujer no duerme bien o no se alimenta correctamente ..la mujer presentará los típicos síntomas premenstruales de hinchazón, cambio de ritmo intestinal, migrañas, fatiga , irritabilidad, mastalgias..

Estos síntomas aparecerán cuando el hígado y las células del cuerpo de la mujer no den hecho a la hora de desintoxicar todo lo que tiene que desintoxicar.

Por ejemplo, no podrá desintoxicar todos esos estrógenos, porque también tiene que desintoxicar muchos tóxicos y medicamentos, así como otras hormonas como por ejemplo noradrenalina. Entonces al hígado le ayudarán las mamas a desintoxicar y podrán aparecer estos síntomas en mamas, pero tampoco podrá desintoxicar esta noradrenalina como “toca” y aparecerá la irritabilidad exagerada, pero tampoco podrá desintoxicar como “toca” otras hormonas como por ejemplo la histamina y aparecerán síntomas ligados a la presencia en exceso de esta hormona en el sistema nervioso como será una migraña.. y así sucesivamente con una serie de síntomas que limitarán la vida de la mujer en este periodo premensatrual.

En definitiva, la buena salud hormonal de la mujer será un proceso dependiente totalmente del estilo de vida, será un proceso que para poder mejorarlo será necesario tomar decisiones y cambiar cosas; no solamente inhibir los síntomas que vayan apareciendo con fármacos ; ya que esta opción se volverá en contra de la mujer posteriormente volviendo todo esto un circulo vicioso con difícil salida