Tanto a través de la práctica clínica diaria, como del estudio y la formación en disciplinas diversas los profesionales de la salud buscamos únicamente hacer mejor nuestro trabajo. Es decir, ser cada vez más eficaces y más eficientes.

Utilizaremos este par eficacia/eficiencia como hilo conductor y de debate de este post y como a través de la utilización de las diferentes herramientas de que disponemos podemos ser más eficaces/eficientes sabiendo elegir la herramienta precisa o como complementarlas si fuera necesario.

Ya hace algún tiempo que llevo dándole vueltas a aspectos relacionados con la eficacia/eficiencia de nuestro trabajo a través de la combinación de diversas herramientas o la utilización “parcelaria” de una de ellas.
Primero de todo habría que definir con exactitud los término eficacia/eficiencia.
-Eficacia: es la capacidad de alcanzar el efecto que se espera o desea tras la realización de una acción.
-Eficiencia: es la capacidad de lograr ese efecto en cuestión con el mínimo de recursos posibles o en el menor tiempo posible.

 

Captura de pantalla 2017-02-12 a las 19.46.20

 

 

Captura de pantalla 2017-02-12 a las 19.24.21

 

En todos nuestros trabajos evidentemente debemos de ser eficaces, pero en la mayor parte de ellos debemos de ser “más”eficientes. ¿Por qué?. Pues porque la mayoría de ocasiones trabajamos con personas que presentan dolor. Es en estos casos donde la dicotomía eficacia/eficiencia juega un papel fundamental. Es decir, debemos conseguir ese efecto buscado en el menor tiempo posible, ya que el dolor puede ir acompañado de conceptos como wind up, sprouting, potenciación a largo plazo, sensibilización periférica, sensibilización central..
El dolor es necesario, pero un dolor agudo. La cronificación en el dolor no nos interesa y sucede cuando no controlamos bien estos mecanismos citados anteriormente.
Con un ejemplo todo se entiende mejor; paciente que presenta dolor en zona dorsal derecha de mucho tiempo de evolución, y que no siempre presenta la misma intensidad, pero el dolor nunca se va del todo. Ha visitado su médico de cabecera que con el protocolo habitual de Aines y no te muevas demasiado para que no te duela, evidentemente no funciona. Es derivado al traumatólogo, que tras unas placas y una RMN en la que no aparece ningún signo clínico relevante y otra caja de antiinflamatorios más fuertes, tampoco consigue una gran mejoría. Luego le toca a la unidad del dolor:medicación, analgesia, bloqueos.. y tras no conseguir nada..la famosa frase “no podemos hacer nada más por tu dolor…y debes de convivir con él de la mejor manera posible”..
Supongo que intuís que todo este proceso no ayudará a esta persona y que lo que va a suceder es que se produzcan cambios neuroplásticos en áreas relacionadas con el dolor, que perpetuarán a éste. De aquí podemos entender la importancia de intervenir cuando “toca” y de la manera que “toca” para que no se produzcan todos estos cambios en el sistema nervioso del paciente y tengamos un buen lío montado.
Bien.. en este caso, donde hay que intervenir sobre el dolor, tenemos claro que debemos de ser súper EFICIENTES. Es aquí, donde a través de nuestro trabajo reflejo desde la práctica osteopática y a través de nuestras herramientas pedagógicas para el dolor podemos ir calmando la situación.

Captura de pantalla 2017-02-12 a las 20.09.49

 
Ahora, nuestro debate interno, no va sólo por aquí, sino que también tiene que ver más con el tipo de trabajo a elegir para cada problema y paciente. Me explico..sólo osteopatía, solo PNI (psiconeuroinmunología), sólo control motor, sólo fisioterapia, sólo masoterapia, sólo puntos gatillo, sólo….etc.. O, en la mayoría de los casos la suma de muchas de estas herramientas.


 

Captura de pantalla 2017-02-12 a las 19.59.42

 

 

Captura de pantalla 2017-02-12 a las 19.59.19

 

 

Nos encontramos en un momento en el que nuestros trabajos están cobrando una especial importancia. Existen muchos profesionales excepcionales especializados en cada uno de estos campos y más..El ego ,en algunas ocasiones nos juega malas pasadas, pensando que nuestra/s especialización/es son la panacea que hará mejorar a cualquier paciente que acuda a nuestra consulta.

Lo que aquí habrá que diferenciar es el tipo de problemas al que nos enfrentamos; ya que no existen dos lesiones iguales y menos todavía dos personas iguales. Es decir, no es lo mismo un esguince de tobillo producido por una entorsis en un deportista (persona que en teoría se encuentra en salud), que más o menos el mismo esguince en otra persona con otro perfil: un diámetro abdominal muy aumentado, fumador,con un hígado cirrótico producido por una hepatitis vírica de pequeño, además de un ritmo intestinal alterado que combina periodos de estreñimiento con perodos de diarrea. Estos dos pacientes vienen por lo mismo:
-no quieren tener dolor
-no quieren tener hinchazón
-quieren recuperar su funcionalidad (el deportista incorporarse a la competición, la otra persona hacer sus AVD (actividades de la vida diaria) y ADP (actividades de participación))

 

Captura de pantalla 2017-02-12 a las 19.45.11

Captura de pantalla 2017-02-12 a las 20.05.19
Un leve esguince grado 1, que crea en un primer momento hemorrágico, con una fase inflamatoria que hará se cree un edema e hinchazón, posteriormenete la biología comenzará con sus mecanismos regenerativos. Es decir, la biología juega su papel fundamental. Pero como podemos intuir, no es la misma biología la de ambos pacientes. El primero de ellos tendrá todo lo necesario para que pueda desinflamar correctamente y regenerar de la mejora forma. Ahora bien, el segundo de los pacientes le costará mucho más y la biología irá más lenta, tanto la cascada inflamatoria como los procesos de regeneración irán mal.
En definitiva, los tiempos de recuperación serán diferentes.
El primero de los pacientes tiene un sistema inmune ok que le permitirá desinflamar gracias a una buena alimentación y que le proporcionará las materias primas necesarias para ello ( suficientes ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y omega 6 sobre todo, vitamina A , vitamina D, vitamina C.. entre otras cosas..y también ENERGIA)
Un correcto ritmo reposo-movimiento también acelerará los procesos curativos. Este tipo de lesión necesita una precoz estimulación para que los mecanismos propioceptivos funcionen correctamente . Debemos calmar el bombardeo continuo de impulsos nerviosos desde la zona de lesión. El sentir el movimiento sin dolor es más que necesario.
Un adecuado componente vascular también le permite que exista un correcto retorno venoso y no tendremos por tanto un edema empantanado en la zona lesionada.

 

Captura de pantalla 2017-02-12 a las 19.41.22
En definitiva, el primero de los pacientes, gracias a su fisiología, su alimentación y un correcto ritmo reposo-movimiento conseguirá una curación e incorporación a sus actividades deportivas en tiempo récord .
Por otro lado el segundo paciente tendrá muchas más dificultades, ya que su sistema inmune está bajo, presenta un componente vascular malo con un hígado cirrótico que dificultará dicha función. Por tanto, los procesos antiinflamatorios y regenerativos irán mucho peor enlenteciendo la posibilidad de mover correctamente y los procesos curativos retardarán mucho más la incorporación a las AVD y ADP.
En este contexto con estos dos pacientes y una lesión similar. Nuestra intervención será diferente. Está claro que el segundo de nuestros pacientes nos dará mucho más trabajo, sin embargo con el primero todo será más rápido, su cuerpo ya ha hecho parte del trabajo desinflamando y regenerando ok, para que nosotros a través de un buen trabajo de control motor y una buena reeducación funcional deportiva acercaremos al deportista a la competición.
En este contexto de lesión la dicotomia eficacia/eficiencia se presenta de la siguiente forma.
En cuanto a la eficacia, en ambos casos seremos eficaces consiguiendo el objetivo buscado. Y la eficiencia no dependerá mucho de nosotros, ya que el tiempo necesario para desinflamar y regenerar depende de aspectos fisiológicos más que de nuestra intervención terapéutica . Por lo tanto aquí será más importante el aporte que la PNI nos hace para conocer y entender todos estos mecanismos fisiológicos y poder aportar las herramientas necesarias en cualquier proceso inflamatorio. Si bien es cierto que dependerá mucho del estado previo del paciente.
Ya hemos hablado de eficacia/eficiencia en problemas más relacionados con dolor, también en lesiones agudas de origen mecánico con un daño tisular .

Planteemos ahora otro ejemplo-perfil más complicado de este tipo de pacientes que acuden a nuestras consultas, casos más complejos donde la intervención es multidisciplinar o por lo menos debería de serlo. El paciente viene por un dolor costal derecho de mucho tiempo de evolución, el dolor le irradia hacia la zona dorsocervical desde la ultima costilla. Además le acompaña una sintomatología diversa : estreñimiento, cansancio matutino ya que no duerme bien por las noches, cefaleas frecuentes..Además de que sus hábitos de vida no son del todo saludables: mala y rápida alimentación, no actividad física, adicto al ibuprofeno y voltarén.
Evidentemente este perfil requiere un trabajo más completo, más “global”..
Habrá que mejorar muchas cosas. Lo primero, el dolor costal..pero para que este remita debemos de mejorar muchas cosas, desde su sistema digestivo, su descanso..etc..Un buen acompañamiento desde la PNI además de un trabajo osteopático correcto calmando la metámera/s correspondiente/s. Además debemos de aportarle Oxigeno y una buena descarga endorfínica desde una terapia física bien planificada y adaptada, es decir ..MOVIMIENTO.
Ya podeis verlo..PNI, osteopatía, terapia física..Cada una en el momento que toca o todas entrelazadas si es necesario. Disciplinas y herramientas diferentes para un caso complejo. Todas necesarias y fundamentales para acercar al paciente hacia la curación.
En estos casos, un trabajo osteopático aislado hará que el trabajo con el paciente no acabe siendo perdurable en el tiempo y el paciente volverá por la consulta con el mismo problema probablemente un tiempo después.
Por otro lado, abordando el caso desde una perspectiva PNI solamente, el caso se alargará mucho en el tiempo, y el paciente seguirá sufriendo esos dolores costales. Aquí si que el trabajo reflejo desde un concepto metamérico ayudará a calmar este dolor, mientras vamos introduciendo cambios en su estilo de vida. Lo primero es calmar el dolor.
Como podeis ver en este caso, cada herramienta/disciplina juega su papel independiente, al mismo tiempo que se complementan.
Es decir, en cuanto a la dicotomía eficacia/eficiencia. Primero debemos de pensar en la eficiencia y actuar en el menor tiempo posible para calmar el dolor.
Nuestra eficacia vendrá determinada cuando consigamos reducir el dolor y acercar al paciente hacia unos hábitos de vida saludable y se oriente hacia la curación.

 

 

Captura de pantalla 2017-02-12 a las 19.24.35

Para finalizar con un último ejemplo de paciente-tipo, podríamos hablar de casos en los que no existe dolor, pero si existe un problema funcional, más relacionado con el control motor, que si no somos capaces de reequilibrar, si que podrá aparecer la lesión y dolor. Pongamos el ejemplo de una discinesia escapular. Un mal control intra e intermuscular provocará un mal ritmo escapulohumeral, con un más que probable sufrimiento con el paso del tiempo de este hombro.

 

Captura de pantalla 2017-02-12 a las 20.08.00
Este es un ejemplo claro, de como a través del movimiento y de un buen trabajo de control motor conseguiremos que esta escápula se mueva como “toca” y la cavidad glenoidea muestre una buena orientación para la cabeza humeral. Recuerdo una intervención de nuestro compañero Camilo en una discinesia importante sólo a través de tareas de control motor..espectacular!!

Para resumir, hemos comentado varios ejemplos (la tipología es amplísima) donde intervenimos día a día (casos de dolor, lesiones titulares de origen mecánico, fallos multisistémicos que acabarán afectando al sistema músculo-esquelético, problemas de control motor..)
En cada caso, el par eficacia-eficiencia dependerá de que sepamos elegir el camino correcto para conseguir lo más rápido posible lo que el paciente necesita, pero sobre todo lo que el paciente QUIERE. Y esto último es lo más importante, lo que el paciente QUIERE, cual es su objetivo..Y esto debe de quedar muy claro en la primera sesión.
Es decir, debemos de saber a través de nuestro conocimiento,estudio y experiencia cual es el mejor camino para ser eficientes y eficaces, que medios y herramientas utilizar.. pero siempre es el paciente el que elegirá el camino a seguir y nosotros como terapeutas debemos respetarlo al máximo, siempre informando y educando desde la dialéctica más empática y respetuosa.

Captura de pantalla 2017-02-12 a las 20.13.19