Nuestro compañero Óscar Atillo en este post nos habla de la posible relación viscerosomática , recordando la experiencia como ponente en el último encuentro interdisciplinar del Hospital Vithas de Vitoria que abordó este año el síndrome subacromial desde diferentes disciplinas de trabajo.

 

Uno de los objetivos de Metameraconcept cuando inició su camino, era y sigue siendo utilizar este medio para poder compartir, difundir y de esta manera dar a conocer lo que humildemente creemos que es nuestro “savoir-faire”. Este “saber hacer”, es lo que en esta ocasión queremos compartir con todos vosotros. Queremos compartir lo que fue la ponencia de Metameraconcept en la 4ª Jornada de trabajo interdisciplinar celebrada en el Hospital Vithas de Vitoria el pasado 12 de noviembre.

 

image1

Estas jornadas, que comenzaron a realizarse en junio del 2015, tienen un claro objetivo, compartir el conocimiento entre profesionales de cara a establecer tratamientos con lógica. Las personas que idearon este tipo de encuentros (Enric Sirvent, Itzaso Sanchez y su padre el Dr. Mikel Sanchez ,que a muchos os sonará por ser uno de los grandes traumatólogos de este país, por algo será) tenían claro este objetivo desde el primer encuentro que se hizo. Es curioso, nos encontramos ante tres grandes profesionales (seguramente los mejores en su campo) que desean compartir su conocimiento y aprender lo que los demás hacen para mejorar su trabajo, ¡¡¡pero que me dices!!! ¿un traumatólogo de renombre, sentado escuchando a terapeutas con el objetivo de mostrarles lo que el hace y aprender lo que estos terapeutas hacen, para trasladarlo a sus pacientes y de esta forma mejorar sus resultados? (coged aire que la pregunta fue muy larga), pues SI, y es más no un traumatólogo, TODOS lo traumatólogos del equipo del Dr. Mikel Sánchez están presentes en dichos encuentros aportando lo que ellos hacen y APRENDIENDO lo que los demás hacemos, incluso traumatólogos de nombre externos a dicho equipo como el Dr. Javier Albillos de la Clínica Gipuzkoa (Donostia-San Sebastián) y otros muchos que han pasado por las jornadas. Pues SI, traumatólogos aprendiendo punción seca, aprendiendo técnicas manuales para la capsula del hombro, aprendiendo técnicas de neurodinámica, aprendiendo técnicas VISCERALES, ¡¡¡que!!! pues SI, también les interesa el trabajo visceral, pues han podido comprobar como debidamente justificado el trabajo visceral es algo tremendamente útil y necesario para la recuperación ya sea de un ligamento cruzado o de una capsulitis de hombro.

Esta situación, que ojala se diese en muchos otros lugares, demuestra humildad, algo que hace falta para ser un grande, ¿veis porque son los mas grandes?, gracias Enric, Itzaso , Mikel y demás profesionales por enseñarnos lo que hacéis y aprender de nosotros.

Merecían unas palabras, ¿no creéis?

En la vida hay que bajar para avanzar. J.F Terramorsi

Pues bien, una vez contextualizada la cuestión (como dice mi amigo Camilo), vamos al lio. En esta ocasión, acudimos invitados por el comité organizador a esta nueva jornada para hablar sobre nuestro punto de vista metamérico en el síndrome subacromial. Aportar nuestro granito de arena en la recuperación de estos pacientes que lo pasan tan mal durante los sd. Subacromiales, patología que muchas veces trae de cabeza a los pacientes y a los mismos terapeutas.

Y eso es lo que hicimos, explicamos que influencia puede tener una patología visceral en el contexto de un sd. Subacromial. Este tema, ya lo hemos hablado aquí en anteriores post, donde hemos explicado la importancia del trabajo visceral, de la patología visceral etc… pero, esto, ya lo habíamos hablado anteriormente en Vitoria, y claro como no es propio contar lo mismo dos veces, pues quisimos repetir el mismo tema pero desde otro punto de vista.

Las preguntas iniciales, que surgen de la inquietud de estos mismos compañeros traumatólogos de anteriores ediciones y que lógicamente nos toca la fibra, fueron la siguientes, ¿ son nuestros tratamientos viscerales el estímulo suficiente para hacer llegar algo de información al hombro afectado?, ¿ las técnicas viscerales tienen realmente alguna acción neurológica que justifique su uso? Vaya tela tu!!! vaya preguntitas que surgen en las ponencias eh? pues hay que estar allí aguantarse bien erguido y responder PUES SI, e aquí la demostración ( como dicen los científicos de las películas).

Como estas preguntas, fuimos conscientes de podían suponer un gran paso para la comprensión del trabajo visceral entre el colectivo médico, y por supuesto para nosotros mismos dentro del colectivo de fisioterapeutas, osteópatas etc…que utilicen el trabajo visceral, en metámeraconcept nos pusimos a ello y nos planteamos una hipótesis ambiciosa ¿realmente las técnicas viscerales aprobadas en el ámbito osteopático tienen ese efecto neurológico que damos por sentado que tienen?.

Gracias a la ayuda del Dr. Jose Luis Fernández Torre, Neurofisiólogo del hospital de Valdecilla de Santander, “otro” de esos profesionales “tremendos” que aportan conocimiento en sus clases de una manera elegante y con un “savoir-faire” como nadie (al cual damos gracias por esta colaboración) quisimos hacer un estudio (en ello estamos pero os lo adelantamos) en el cual observásemos mediante el conocimiento neurológico adecuado de la metámera y su relación víscero-somática (víscera-musculo), la actividad muscular en reposo y la actividad muscular cuando se trata una víscera. Si es cierto, que el trabajo visceral tienen una influencia en el músculo, una de las vías si o si debe ser la neurológica, pues vamos a ver si es verdad.

La tabla que veis a continuación, es un esquema sacado de los estudios de Michael L. Kuchera D.O, establece una relación entre las neuronas preganglionares del sistema vegetativo (simpático) y el sistema nervioso periférico, es decir, la columna del centro representa el sistema nervioso vegetativo en su parte simpática, como sabéis las neuronas preganglionares del sistema simpático se encuentran en el asta intermedio-lateral de la medula desde los segmentos T1 a L2, las columnas de la derecha e izquierda representan las raíces nerviosas del sistema nervioso periférico de la extremidad superior a la derecha y de la extremidad inferior a la izquierda.

 

imagen-2

 

 

De aquí, se pueden sacar muchas conclusiones, tantas como artículos queramos escribir solo de este cuadro, pero una pregunta, ¿os habéis fijado en la parte vegetativa del miembro superior?, si, la inervación vegetativa del miembro superior proviene de los segmentos dorsales altos y medios, eso que quiere decir, ¿qué cuando tenemos patología de mano, codo etc…debemos revisar y/o trabajar los segmentos dorsales altos y medios? pues SI, y lo mismo con los miembros inferiores, ya veis, casi nada.

Esto, quiere decir, que si una víscera esta afectada, por una cuestión metamérica y según estos datos, puede afectar al a musculatura relacionada con ella y que todo lo que hagamos en esa víscera “debería mandar” algo de información al músculo en cuestión. Esa es nuestra hipótesis inicial, veamos si es cierta.

Para no dejarnos llevar por el ansia de conocer mas y mas, nos vamos a centrar en una víscera y un musculo (lógicamente lo hicimos en muchas más vísceras y sus respectivos músculos, pero eso será el articulo que esperamos publicar en breve, calma), y esta es la vesícula biliar, y un músculo relacionado con ella metamericamente, el deltoides. ¿cómo?, relax, lo explicamos.

Existen varios nervios periféricos relacionados con los segmentos C4-C6, el supraescapular, el axilar etc…y si os fijáis en el cuadro anterior los nervios periféricos de C4 a C6 se relacionan con los segmentos vegetativos de T4 a T6, por tanto, nos queda encontrar una víscera que este inervada por dichos segmentos vegetativos, ¡¡¡bingo!!! la vesícula biliar, de ahí vesícula biliar-deltoides, además para lo que vamos a hacer nos viene perfecta esta pareja por la posición del paciente para el estudio.

Pues bien, el pobre voluntario se tumba en la camilla, en supino, con los brazos apoyados en el abdomen, en posición de relax (no sabe lo que le espera), nuestro amigo y gran profesor el Dr. Jose Luis, introduce una aguja en el deltoides para realizar lo que se conoce como un estudio electromiográfico (EMG) que nos informe de cual es la actividad en reposo de dicho músculo, el resultado es la imagen que veis a continuación.

 

 

 

imagen-3

¿qué veis?, NADA, eso es, absolutamente nada, es lo que se conoce como SILENCIO NEUROLOGICO, es decir el músculo no muestra ni ningún tipo de actividad, ni normal ni anormal. Eso es lo que se espera de un sujeto sano, y que en dicho musculo no exista actividad voluntaria (dejemos la involuntaria para los neurólogos).

Por tanto lo siguiente, es hacer una o varias maniobras en la vesícula, y ver si este músculo a través del EMG cambia su actividad, el resultado es la imagen que veis a continuación.

 

imagen-4

 

¡¡¡¡Tatachaaaaaan!!!!, acabamos de dar a conocer al mundo que EL TRABAJO VISCERAL TIENE UNA INFLUENCIA Al MENOS NEUROLOGICA EN LA MUSCULATURA A TRAVES DE UN SISTEMA METAMERICO (bueno algo ya se había hecho vaaale, si en la misma dirección pero no en este sentido).

Si, ante una maniobra en la vesícula biliar el deltoides cambia su estado, es decir, tiene actividad (os recuerdo que esto lo hemos hecho en mas vísceras y más músculos, y el resultado en todos es el mismo, es más, existen vísceras que la actividad del músculo en relación es brutal), lógicamente al cesar la maniobra visceral el musculo deja de tener actividad.

¿Sabéis que otra estructura inerva el nervio supraescapular relacionado con los segmentos C4-C6 y por tanto T4 T6 y por tanto la vesícula?, cierto, habéis acertado LA CAPSULA ARTICULAR DEL HOMBRO, pensad entonces si vuestros pacientes con capsulitis, dentro de un tratamiento manual de puntos gatillo, movilización del nervio supraescapular, trabajo de tabiques fasciales, descenso de tono deltoideo (que curioso), y demás técnicas maravillosas que se hacen hoy en día y que van mas allá de la rueda de hombro y la escalera de dedos (uf,¡¡¡ perdón me dio una arcada por un momento) se beneficiarían de un buen trabajo visceral también.

Pensad por tanto, hasta donde tienen importancia el conocimiento neurológico para acabar de entender que todo lo que hacemos tienen un sentido neurológico, desde una caricia hasta un trabajo visceral TODO!!!

Por esto Enric, Itzaso y el Dr. Mikel Sanchez no invitaron a la jornada, les gusto, a nosotros nos encanto, esperamos que a vosotros también os haya gustado, siempre es un placer compartir las cosas que uno sabe o descubre con vosotros, de lo contrario el saber si no se comparte para que sirve, ¿verdad?.

Esto es posible gracias a MIS COMPAÑEROS DE METAMERA no lo olvidéis, gracias Juan (te estamos esperando), Borja (estas llegando) y Camilo (gracias gracias y gracias).