“Lo habitual no es siempre lo normal”

/“Lo habitual no es siempre lo normal”

“Lo habitual no es siempre lo normal”

 

“Lo habitual no es siempre lo normal”. Una frase para iniciar, para comenzar, para comenzar reflexionando..para plantearnos eso que muchas veces en salud se nos dice como “normal”.
Algo que debe convertirse en algo “normal” es nuestras vidas por el carácter habitual con el que ocurre. Y evidentemente influenciada esta idea por la presencia de un sistema de creencias que hemos aprendido y desarrollado en nuestro contexto sociocultural. Un sistema de creencias que provoca en muchos casos que aceptemos determinadas situaciones y en este caso síntomas como “normales”
Si el médico,ginecólogo,fisioterapeuta,osteópata.. dice que es normal..pues tendrá que serlo.
Pero aquí cabe diferenciar dos conceptos importantísimos que es importante aclarar antes de desarrollar el tema que nos ocupa en este post:l o habitual y lo normal.

-habitual: que se refiere a aquello que se realiza, tiene o sufre de manera continuada o con frecuencia
-normal: que sirve de norma o regla/que se ajusta a cierta norma o a características habituales o corrientes sin exceder ni adolecer.

Lo que más nos interesa con respecto a ambas definiciones es que en muchas ocasiones lo habitual (que ocurre habitualmente)no tiene porque ser normal..Incluso en muchas ocasiones lo habitual podría ser lo anormal.

Existe una importante disparidad entre normalidad y habitualidad, y más si lo llevamos a lo que ocurre muy frecuentemente en salud.
“Es normal que te duela la rodilla, porque tienes artrosis y ese desgaste te provoca ese dolor”
“Cuando tengo estrés me duele la cabeza..es normal!! siempre me pasa”
“Mis reglas siempre fueron dolorosas, es normal..”
“Cuando me va a venir la regla suelo tener migrañas..”
“Es normal que me duela la espalda por el trabajo que tengo..”
Etc,etc,,,

 

 

 

Y así ..podríamos estar durante mucho tiempo enunciando frases que culturalmente y dentro de nuestros sistemas de creencias se interpretan como normales por el carácter habitual con el que se desarrollan.

Pero ..que sean habituales (en un gran porcentaje de la población) no implica que sea normal.

Desarrollemos esta dicotomía entorno al tema a desarrollar :hormonas sexuales femeninas y el cuidado de la mujer.

Existen multitud de problemas en la actualidad relacionados con la salud hormonal femenina: dolores menstruales y premenstruales, dificultades en la ovulación, amenorres, menarquias, síndrome de ovarios poliquisticos ..
Problemas que en muchos casos consideramos como normales.. pero que no lo son.
En este caso nos centraremos en un aspecto muy concurrente a día de hoy:l a dismenorrea.

 

 

 

 

 

 

Podemos definir medicamente la dismenorrea primaria al dolor menstrual sin patología orgánica uterina. Es decir, a un dolor importante en “algunas” mujeres durante el periodo menstrual( y decimos en “algunas” porque existen “otras” en las que esto no ocurre).
Y esto.. es algo que está instaurado social e incluso medicamente como “normal”
Pero si fuera lo normal..todas las mujeres presentarían síntomas dolorosos durante la menstruación como hemos anticipado. Y todos sabemos que existen mujeres que no presentan esta sintomatología.
Con lo cual podríamos concluir de la dismenorrea primaria es algo habitual, pero nunca podría o debería ser “normal”
Animando por tanto a todas las mujeres a que no lo acepten como “normal” porque “sí”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para entender el problema y las posibles soluciones debemos de contextualizar y hablar acerca de hormonas femeninas, ciclo menstrual, menstruación, inflamación..
Abordaremos brevemente estos conceptos desde lo que debe ocurrir y ocurre a nivel fisiológico (en este caso esto debería de ser lo normal) y lo que ocurre a nivel fisiopatológico y que por tanto influirá en el dolor menstrual (dismenorrea)

Veamos que es lo que ocurre durante la mestruación.
Durante ésta, el sangrado es provocado por una inflamación local. Las prostaglandinas (sustancias derivadas de determinados ácidos grasos de las membranas celulares) son sustancias proinflamatorias que provocarán un vasoespasmo de las paredes de las arteriolas que aportan sangre al endometrio y que hará que este endometrio se necrose y se desescame y se desprenda una parte de este endometrio que ha estado engrosando durante todo el ciclo menstrual.
Cuando esto ocurre y se produce el sangrado, esto no debería de ser doloroso o sólo de una forma mínima.
Como hemos dicho , este proceso no es más que otro proceso inflamatorio que sucede en nuestro cuerpo.

Aquí entramos en otro sistema de creencias..el campo de la inflamación.
Por lo general la gente entiende:

inflamación=malo
(necesario cortar la inflamación)

Y en este caso diremos:

Inflamación=necesario
(necesaria su resolución)

 

La inflamación lleva con nosotros toda nuestra evolución..Incluso lleva con nosotros mucho más tiempo que el ibuprofeno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por tanto…¿ Qué es esto de que mi cuerpo tenga o no la capacidad para “resolucionar” la inflamación???

 

 

 

 

 

 

 

Brevemente este proceso de “resoliomics” descrito y estudiado por Serham entre otros autores alude a que nuestro cuerpo se inflamará en las situaciones que sean necesarias, creando desde los genes determinadas enzimas proinflamatorias que orquestarán la respuesta pro-inflamatoria , para que cuando ésta alcance el máximo, puedan aparecer otras sustancias pro-resolutivas y me ayuden a solucionar y dejar zanjado este proceso inflamatorio.

 

Estudios:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15061569

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28802833

Entre las sustancias proinflamatorias podemos destacar a las prostaglandinas. Éstas necesitan alcanzar su pico máximo en un breve espacio de tiempo, para una vez alcanzado este pico máximo, puedan descender y aparecer estas sustancias pro-resolutivas entre las que destacaremos a las lipoxinas.
Toda esta cascada química y enzimática se producirá fisiológicamente si la dejamos que se produzca. El uso de AINES (antiinflamatorios no esteroideos) dificultará que las prostaglandinas puedan llegar a su pico máximo y por tanto descender lo antes posible; y también influirán en la mala regeneración del tejido, generando en este caso tejido fibrótico . Y a nivel uterino esto se traduce en generación de tejido endometrial en exceso (endometriosis), que lo que hará será ir agrandando el problema en posteriores ciclos menstruales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En resumen, el cuerpo se inflama y se desinflama. Sólo necesita un ambiente correcto para hacer esto . Y por supuesto, la materia prima necesaria.
Si hablamos de un ambiente correcto para desinflamar hablaremos de un buen equilibrio bacteriano, un sistema de mucosas fuerte,suficiente cantidad de vitamina D, de vitamina A…

Y si hablamos de materia prima para desinflamarnos..hablamos básicamente de grasa. Sí, grasa!! Grasa de la buena. Principalmente ácidos grasos poliinsaturados omega 3 (DHA y EPA) y omega 6 (ácido araquidónico)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Éstas sustancias se convertirán en sustancias “resolucionadoras” de la inflamación (resolvinas)
Ádemás necesitamos suministrarlas en estas formas de ácido araquidónico, epa, dha y no en forma de ácido linoleico (omega 6) y ácido alfa linolénico (omega 3), ya que hemos perdido la capacidad enzimática de transformar ac. alfa linolénico en epa y dha y de transformar linoleico en ácido araquidónico.
Por lo tanto, como decíamos, debemos de suministrarlos de esta forma (aa,epa,dha.)
Y esto se traduce por ejemplo en forma de carne de calidad y pescado azul
Por lo tanto podemos decir que mayoritariamente esta capacidad de desinflamar correctamente que tiene nuestro cuerpo es nutrición dependiente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y no sólo nutrición dependiente , sino que también estilo de vida dependiente.
En este caso, sabemos que el sol es fundamental para la vida y para la presencia de vitamina D en nuestro cuerpo, necesaria como hemos dicho para nuestro cuerpo y para crear un ambiente correcto y adecuado para que la respuesta a la inflamación sea eficaz.

Al igual que nuestra flora bacteriana que debe de mantenerse en equilibrio.
El estrés, el tabaco,, mala alimentación, toxinas,medicamentos..hacen que nuestra flora ,sobre todo a nivel intestinal se desequilibre.

El ejercicio físico y los trabajos de fuerza y la ganancia muscular son fundamentales para desinflamar correctamente. La obtención de un porcentaje muscular correcto aumentará la presencia de mioquinas antiinflamatorias (el nombre ya lo dice todo).
A través del ejercicio físico coherente y la eliminación de grasa visceral y periférica disminuiremos la presencia de adipocitoquinas proinflamatorias (el nombre también lo dice todo)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En fin.. nuestro estilo de vida determinará muchas cosas, pero una de ellas será que el cuerpo se inflamará cuando sea necesario y el cuerpo tendrá la posibilidad de modular esta respuesta y desinflamarnos de forma correcta.

Esto por tanto, diferenciará a las mujeres que tienen un periodo menstrual muy doloroso y que considerarán normal (aunque no lo sea), porque en ellas es habitual; de las mujeres que tienen un periodo menstrual correcto sin sintomatología o de forma mínima que en ellas también es lo habitual y en este caso si que podemos decir como “normal”

 

 

 

 

Por | 2017-11-12T15:50:54+00:00 noviembre 12th, 2017|metamera concept|Sin comentarios

Deje su comentario