¿Hasta donde?

/¿Hasta donde?

¿Hasta donde?

 

Este pasado fin de semana, tuvo lugar el sexto seminario de Terapia integrativa funcional (TIF) de la Escuela EMRA. Como siempre que imparto un curso, salgo con la sensación de que fue poca la materia abordada, que podía haber sido mas lo que hubiesemos abordado, que los alumnos se van con poca materia vista, pero como siempre tras el curso hablando con mis amigos Borja y Camilo, me hacen entrar en razón y acabo pensando lo contrario, que haría yo sin ellos…gracias amigos.

 

Fue un seminario que a priori, se presentaba como profundo, duro, difícil para los que nunca han abordado el Dolor, sí, hablamos del dolor. Abordamos, tras la maravillosa clase magistral de Camilo sobre neurofisiología del dolor, la neuropedagogía del mismo, tema del que tanto hemos aprendido de grandes mentes como Arturo Goicoechea, Rafael Torres, Lorimer Moseley (amén)…y un sin fin de eruditos del tema.

 

Desarrollamos el temario según lo previsto, neurofisiología del dolor, neuropedagogía del dolor, videos de pacientes con dolor agudo y crónico para establecer diferencias de comportamiento y estrategias a la hora de afrontar/vivir cada situación, una exposición maravillosa no, lo siguiente, de nuestra querida paciente Leire (mil millones de gracias por enseñarnos tanto en tan poco tiempo, ojala seas capaz de ver algún día todo lo que vales y lo que nos has enseñado), y como siempre, temas varios, intervenciones estupendas de alumnos y compañeros presentes en la sala del hotel donde se celebró el seminario.

 

De repente, a cierta hora de la tarde, metidos de pleno en el abordaje de la neuropedagogía del dolor, durante la puesta en escena de uno de los múltiples ejemplos que se pusieron en la jornada, uno de los alumnos (más tarde fueron todas y cada una de las personas presentes en la sala ) suelta la pregunta/duda adecuada, “¿pero nosotros debemos abordar eso?”, lo vi claro, es por ello que devolví la pregunta “¿qué crees?”, “¿qué pensáis el resto?”, en ese momento decidí no publicar el post que había hecho y escribir este, las grandes ideas como siempre salen de la escucha razonada, solo queda meter lo manual y sale EMRA.

 

A partir de ese momento se abrió un debate increíble, con opiniones varias, justificaciones y aclaraciones medidas y acordes a la opinión de cada uno, la tarde, el día, el seminario, tomaban un curso enriquecedor para todos los presentes, el objetivo del semanario se había cumplido, con creces.

 

“Creo que ese tema no es cosa de un/a fisio…”, “pienso que deberíamos derivar…”, “ lo suyo es que abordemos hasta donde nuestra formación nos lo permita…”, “yo creo que estaría bien trabajar al paciente junto a un terapeuta que pueda abordar ese tema con más conocimientos…”, salieron tantas opiniones, tantas situaciones planteadas, que fue imposible poder abordarlas todas y cada una de ellas como se merecían.

Es por ello, que me gustaría que le dedicásemos el siguiente post a este tema, ¿HASTA DONDE?.

 

Empezaré diciendo que a partir de este momento, debes intentar (tu que estas leyendo este post) , dejar a un lado prejuicios, conclusiones previas a su lectura, solo lee, y solo al final, saca TU PROPIA CONCLUSION, solo la tuya.

 

Vivimos tiempos convulsos hablando de competencias, la fisioterapia se quiere hacer cargo de la osteopatía (desconozco si la osteopatía le ha pedido a la fisioterapia tal trabajo), la osteopatía se quiere hacer cargo del mundo de las emociones, la medicina familiar se TIENE que hacer cargo de las especialidades, los fisioterapeutas no quieren que los licenciados en ciencias de la actividad física y el deporte se hagan cargo de ciertas cosas con los pacientes (ojalá algún día entendamos que la valoración, la terapia manual y el ejercicio son indisociables en el proceso de recuperación de una lesión) en fin…no se, no voy a dar mi opinión, lo prometo, (¿o ya la he dado? pues si que empiezo bien…) solo quiero rascar un poco tu cerebro para dedicarle tu y yo un tiempo a este tema.

 

Siempre que escribo un post, me gusta recurrir a la definición correcta de lo que trato, así que vámonos a la real academia española de la lengua (RAE)…

 

 

 

La cual define la palabra competencia de la siguiente manera:

 

Competencia

  1. Disputaocontienda entre dos o más personas sobre algo (buf!! mal empezamos…)
  2. Oposicióno rivalidad entre dos o más personas que aspiran a obtener la     misma cosa (pues si que estamos apañados)
  3. Situaciónde empresas que rivalizan en un mercado ofreciendo o demandando un mismo producto o servicio (será posible!!!)
  4. Personao grupo rival (no mejoramos)
  5. Competicióndeportiva (madre mía)
  6. Incumbencia (que interesante!!!)
  7. Pericia,aptitud o idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado (parece que empezamos a entendernos!!!)
  8. Ámbitolegal de atribuciones que corresponden a una entidad pública o a una autoridad judicial o administrativa. (si ya entramos en temas legales..)

Disputa, rivalidad, incumbencia, idoneidad, atribuciones…no me extraña que las fisio de suelo pélvico, las matronas y los/las ginecolog@s se líen con lo que cada un@ puede/debe hacer y lo que no con estas definiciones!!! (recuerda, no pre-juzgues antes de terminar).

Pues estamos apañados, porque si en la RAE nos dan tanto donde elegir, solo nos queda una cosa, el CONTEXTO, creo que es la única solución para darle forma a todo esto.

Durante el último tiempo (algunos años) he podido comprobar como ciertos temas crean alguna que otra discusión, por ejemplo el suelo pélvico, matronas, gines y su relación durante el parto ¿qué debe hacer cada figura?, unos dicen “lo que diga la gine”, otros dicen “la matrona debe guiar el parto” a eso responden algunos “no no, en este caso la fisio de suelo pélvico tiene mucho que decir y aportar”. Recurramos al contexto, en un contexto de parto normal, donde todo va bien, sigue su curso, y no aparece ninguna urgencia, el/la gine deja que las cosas “fluyan”, la matrona o matrón en calma, permite (uf que palabra) acompaña (mejor esta) a la futura madre en el proceso del parto, la fisio de suelo pélvico (en caso de que hubiese en el paritorio, ojalá..(uy!! perdón se me ha escapado mi opinión) aconseja a al paciente las mejores posturas y/o gestos en cada momento el parto, para que de esta manera todo siga fluyendo bien y en caso de que hubiese alguna dificultad sin mayor importancia se pueda reducir el riesgo de instrumentalización, por ejemplo.

Me surgen varias preguntas que me gustaría plantearte, l@s gines, ¿crees que deberían tener en cuenta el trabajo de l@s profesionales del suelo pélvico? o por el contrario, ¿crees que ya tienen conocimientos suficientes para abordar cualquier situación?,¿en que deberían tener en cuenta ese trabajo?, ¿durante el parto también?, l@s matrones/as, ¿deberían sentarse a compatir conocimientos con l@s fisios de suelo pélvico para mejorar los partos?. Interesante tema sin duda…

Más cuestiones que se plantearon durante la maravillosa sesión de neuropedagogía del dolor del pasado curso de EMRA.

Paciente de dolor crónico, estos pacientes todos sabemos que habitualmente vienen rebotados de muchos sitios, consultas privadas de muchos compañeros, traumatólogos, reumatólogos, psicólogos, fisios, unidades del dolor…

Quedemos de momento con las unidades del dolor, ¿quiénes las dirigen?, las Unidades del dolor suelen estar coordinadas por un médico anestesiólogo especialista en el tratamiento del dolor (algólogo) y en el plan de tratamiento podrán intervenir otros especialistas como son los neurocirujanos, traumatólogos, rehabilitadores, fisioterapeutas, reumatólogos, oncólogos, psicólogos, psiquiatras o médicos de atención primaria…vamos un montón de gente. Lo habitual, es que los tratamientos los pauten los anestesistas, en base a lo que el paciente les cuenta. En nuestra experiencia, las unidades dl dolor, pueden ser muy eficaces en el dolor agudo, pero por desgracia no lo son tanto en dolor crónico, es lo que provoca que estos pacientes a veces, recurran a otro tipo de profesionales en busca de solución. A lo que voy, los profesionales a los que recurren, tratan a estos pacientes con múltiples herramientas en función a lo que el profesional considere que puede ser la causa de dicho dolor de larga evolución (mejor que crónico verdad?), es aquí donde me gustaría detenerme, en las distintas armas que poseen estos terapeutas para abordar la situación de est@ paciente.

 

Como bien sabemos todos, los “dolores de larga evolución”, suelen tener un trasfondo complicado, muchas veces agravado por experiencias pasadas con el dolor, mala interpretación de dicho dolor, mala información al respecto, expectativas etc…lo que viene siendo el aspecto biopsicosocial al que hacen referencia las definiciones que se manejan hoy día sobre el dolor…

 

 

Por tanto, los terapeutas, utilizan técnicas que incluyen desde la neuropedagogía del dolor hasta las constelaciones familiares, pasando por la idea de Hand-off/Hand-on, actividad física moderada y dirigida, mirror therapy, terapia sensorial…y tantas otras. Si tenemos en cuenta la realidad de muchos centros públicos y privados sobre el trabajo multidisciplinar REAL, (cuando remarco real quiero decir que se hagan sesiones clínicas donde se hable entre todo el EQUIPO de dicho paciente y lo que cree el equipo de trabajo sobre la/s formas de abordar su caso, o compartir pacientes entre profesionales comentando lo que se ha hecho o al menos a donde queremos llegar entre ambos, a eso me refiero), teniendo en cuenta esto, pregunto…

¿Crees que los fisios no deberían utilizar técnicas como las constelaciones familiares o el abordaje de la experiencias pasadas con el dolor en el paciente?, ¿crees que estas técnicas solo deberían utilizarlas los psicólogos?, ¿crees que los psicólogos son los que debería tratar a estos pacientes con “dolor de larga evolución”?, ¿crees que los psicólogos tienen hoy en día conocimientos suficientes para abordar el dolor “de larga evolución”?, y los fisios, ¿tienen suficientes conocimientos para abordar el plano emocional?, ¿deben abordarlo?, ¿derivarlo?, ¿crees que en las unidades del dolor deberían contar con terapeutas que valoren al paciente desde otros puntos de vista?, ¿estas de acuerdo con la idea de Hand-off o con Hand-on?, ¿crees que el “dolor de larga evolución” es cosa de fisios?, ¿de psicólogos?, ¿de neurólogos?…

 

 

 

 

 

¿Qué piensas sobre la neuropedagodia del dolor en los pacientes de “dolor de larga evolución”?, ¿qué opinión te merece abordar las experiencias pasadas con el dolor en estos pacientes?, ¿crees necesario el abordaje familiar para la mejora de los pacientes con “dolor de larga evolución?, ¿qué opinión te merecen las técnicas que abordan el plano emocional dentro del tratamiento del “dolor de larga evolución?, ¿qué opinión te merecen los grupos de terapia (donde hay pacientes con el mismo tipo de problema) de “dolor de larga evolución?.

 

 

 

 

 

¿Crees en el dolor emocional?, ¿crees que las emociones tienen un papel importante en la percepción del dolor?, ¿cuál crees que es la conducta adecuada frente al dolor?,¿crees que todos los dolores son reales?,¿crees que hay diferencias en cuanto a percepción entre hombres y mujeres?, ¿crees en la tolerancia al dolor entre géneros?,¿qué papel crees que debería tener la farmacología/suplementación en el tratamiento del dolor?.

Que cantidad de preguntas por favor!!!, de eso se trata, de que le dediques el tiempo que quieras a respondértelas, a que compartas tus reflexiones con nosotros si deseas.

Este post, va dedicado a todos nuestros pacientes que sufren de dolor, del tipo que sea, y en especial a ti Leire, por ser mas valiente de lo que crees, por ser una maravillosa persona y por querer compartir tu experiencia con todos nosotros, gracias de corazón.

 

 

 

 

 

Por | 2019-03-24T20:20:10+01:00 marzo 24th, 2019|metamera concept|1 comentario

Un comentario

  1. LEIRE marzo 25, 2019 en 7:16 pm - Responder

    ¿Hasta dónde? Yo diría: Zapatero a tus zapatos pero… ¡abre las orejas!
    Las palabras C O M – P A R – T I R y C O M – P E – T I R tienen acepciones diferentes pero comparten muchas cosas: tienen 3 sílabas y tsmbién comparten 7 letras y además ambas son palabras AGUDAS, pero por desgracia en el mundo en el que vivimos, prima el competir ante el compartir y hace que estas dos palabras se vuelvan CRÓNICAS. (Que pena que el dolor no sea esdrújulo, si no, lo bordo).

    Hablando en el ámbito sanitario, para los que vivimos el dolor en primera persona, y para mí en concreto que pude estar allí con vosotros y que llevo una semana sacando mis propias conclusiones, esto es una cagada (perdón por la expresión) que sufrimos muchos de nosotros por no decir casi todos.
    Pasar de médico en médico como si fueras una pelota de tenis, “si no es de lo mío vete donde aquel, si no es de aquel vete donde el otro…” y así llegamos a buscarnos la vida como podemos.

    Si algo me queda claro tras el seminario es que esto es como “una coordinación de gremios” en una obra. No puedes hacer una obra integral de una casa solo con un albañil porque sí o sí será un fracaso asegurado. Si eres albañil, y solo albañil, jamás podrás hacer la fontanería o la electricidad de una obra, pero sí puedes y debes compartir lo que sabes para trabajar en equipo. Pues con esto del dolor pienso que es lo mismo. Si no te rodeas de más profesionales con los que COMPARTIR el proyecto… no habrá éxito.

    ¿Hasta dónde? Yo misma en mis estudios de auxiliar en enfermería tengo un temario muy muy claro y muy muy explícito de cuáles son mis funciones y hasta donde ME PERMITEN llegar, ¡y ojo! si me extralimito o entrometo… Y yo pregunto: “¿por qué? ¿Si yo veo / sé algo y lo comparto y eso hace que ayude al paciente, por qué no se nos tiene casi ni en cuenta? Predico en el desierto….

    En el supuesto del parto, (y en el del dolor que es el tema de este post), sería maravilloso que todos los profesionales del ámbito ginecológico pudieran COLABORAR juntos para saber qué es lo mejor para la paciente y su bebé y no quién lo hace mejor o quién tiene la razón, incluso quién se cuelga la medalla. Si cada uno tiene una visión que aportar ¿por qué no hacerlo y compartir? Pues porque es mejor callar lo que uno sabe… “sssshhh no vaya a ser que digan que est@ es mejor que yo.” Estas dos cosas aunque no lo creáis, los pacientes de dolor crónico lo vemos en nuestro periplo de médicos, os lo prometo.

    ¿Hasta dónde? Pues eso, “zapatero a tus zapatos”, pero con una salvedad. Está claro que cada cual controla su ámbito y no debe extralimitarse en su trabajo porque podría ser fatal para el paciente, es por esto que tengo claro que un fisio no puede operar un píe ni hacer una psicoterapia, y viceversa. Así que, a esta pregunta le aplicaría yo el “Manolete, ¿si no sabes torear pa´ que te metes?”.

    Pero no se nos olvide que antes de ser fisios, osteópatas, lo que sea… somos personas y hay una capacidad que casi todos tenemos innata y viene de serie y gratis que es la capacidad de escuchar. Un fisio, osteopata, psicoterapeuta… jamás operará un píe, pero sí puede abrir las orejas, escuchar las vivencias y experiencias del paciente con dolor para lograr la mayor información posible y llegado el caso, tirar de compañeros y derivarlos en base a una información objetiva si él cree que ya no le compete. Pero no hablo de derivar y olvidar, hablo de derivar y colaborar. No es lo mismo.

    En cuanto a la neuropedagogía del dolor… ¿Qué voy a decir yo? ¡Sin explicaciones, las preguntas crecen por millones! Cuando uno entiende qué ocurre a todos los niveles, cuando uno entiende qué le pasa de verdad, todo cambia. Es por eso que este seminario me ha cambiado la vida solo en una semana. No quiero pensar a medida que pase el tiempo… bueno si, sé que me curaré.

    Bajo mi prisma, es absolutamente necesario saber las experiencias pasadas del paciente, porque yo lo vivo aquí dentro, yo soy una de ellas y sin esa información se pierden muchos detalles. Ahora bien, entiendo que como terapeuta sea cual sea el ámbito, no es fácil romper el hermetismo del paciente y más cuando nosotros, los pacientes de dolor crónico, creemos que lo que tenemos que contar no es relevante para el tratamiento.

    ¿Si creo en el dolor emocional? Bueno… supongo que para los que estuvisteis conmigo sabéis que es obvio que sí. Sin solucionar mis conflictos emocionales os puedo asegurar que yo hoy estaba en la unidad del dolor con 34 años, o en un sitio mucho peor.
    Es por eso que todos los dolores son reales, nadie nunca debería decirle a nadie “eso está en tu cabeza”. Como siempre, todo depende del contexto, ahora sí sé que está en mi cabeza, pero en mi cerebro, en mis neuronas, no en mi locura. Las emociones tienen un papel muy importante en el dolor de larga evolución, os lo prometo, palabrita del niño Jesús.

    No puedo contestar todas las preguntas porque aborreceríais mi comentario que ya es lo bastante largo, pero para terminar diré que la conducta adecuada ante el dolor es mucha dosis de paciencia, y mucha dosis de entendimiento e información. Sin esas 3 premisas, no hay actitud que valga. Así que si una falla, jamás se le puede decir a un paciente crónico “ten actitud hombre/mujer” Tenla tú si tienes agallas jaja.

    Solo me queda volver a daros las gracias a todos, porque he aprendido mucho más de lo que jamás imaginé y además sin querer habéis conseguido que una cosita que hay dentro de mí, digamos una piedra emocional en mi camino se haga un poco más pequeña. Si muchas personas que una no conoce, valoran mi trabajo y valentía, será verdad ¿no? Ojalá algún día pueda volver a contaros cómo me curé. GRACIAS, SIEMPRE GRACIAS por introducirme en este mundo tan complejo y a la vez tan adictivo. Y una vez más, os deseo lo que os merecéis, ¡QUE OS ESCUCHEN Y OS DEJEN COMPARTIR. Ojala todos los profesionales tuviesen las orejas tan abiertas como vosotros.

    ¡Suerte compañeros!

Deje su comentario Cancelar respuesta